Instalando Corel LINUX 1.0
linux.corel.com


El 15 de noviembre, Corel abre FTPs para la descarga de la imágen de su instalación de Linux. El CD ocupará cerca de 350 Mb, lo que nos adelanta que no encontraremos abundantes aplicaciones. Luego contemplaremos lo ventajoso de esta idea que en principio podría decepcionar un poco.

La víctima
Nuestra paciente fue esta vez una Pentium 200, 64 Mb RAM, video Trident 9680, Audio ESS y CD-ROM Creative 6x. Luego de este review, hemos repetido la instalación sobre una Pentium II 400, con 128Mb, Riva TNT 16Mb y Sound Blaster 64 PCI on board, IDE 8.2Gb y CD-R SCSI Compro 4x8, obteniendo resultados muy similares a los que comentamos aquí.

La instalación
Comenzamos modificando el BIOS, para que el sistema arranque desde el CD-ROM. Fue así, y pudimos ver una bienvenida a puro entorno gráfico, preguntándonos si eramos mayores de 18 años, porque de lo contrario no podríamos continuar con la instalación.

Más adelante, luego de una detección de hardware bastante críptica, y la necesidad de ingresar un nombre de usuario, encontramos la posibilidad de elegir entre una instalación standard, y una personalizada. La primera opción es pasmosamente rápida, en algo de 10 minutos, teníamos Linux instalado, y casi sin preguntas de por medio. La opción personalizada, hace bastantes más cuestionamientos, y tarda mas o menos lo de siempre, una media hora; asi que vamos a profundizar sobre ella, ya que la instalación standard, no nos deja hacer nada.

Nos llega el momento de particionar el disco. Sin problema alguno, este amistoso instalador obedece nuestras ordenes de reservar 1 Gb para el enemigo, y el resto para Linux, menos los 90 Mb de intercambio. Y ante cualquier elección peligrosa para nuestra información, la pregunta de protocolo (¿Está seguro que desea bla bla bla?).

Comenzamos a elegir a continuación, los paquetes que tendremos instalados en nuestro sistema, y aquí viene algo bueno. Las aplicaciones están ordenadas en un árbol, al modo de la instalación tradicional de RedHat. Esto hace que la elección de paquetes, sea bastante más clara que con el modo gráfico de RedHat, estilo GNORPM. Se puede ver el tamaño de la instalación luego, y observando los paquetes que se incluyen, lo más importante, está.

Como servidor de correo electrónico, se instala Qmail, y creo que fué una buena elección, por su flexibilidad, potencia, y sencillez de configuración, comparado con sendmail. Esta distribución, está basada en el entorno gráfico KDE, y más allá de los paquetes correpondientes a éste, y a las aplicaciones de rigor, no esperen encontrar nada más. Por cierto hay un bug en las casillas de selección de ramas completas, con el que deberemos entendernos.

Tras finalizar la selección de paquetes, vemos que es bastante pequeño el espació que ocupará. A diferencia de RedHat por ejemplo, no se instalarán, quizás sin que nos demos cuenta, aplicaciones que no necesitamos, o librerías que soportan otras que soportan otras...para correr un jueguito en X. Pese a eso, me parece lamentable la ausencia de las librerías GTK.

Llega el momento de tener algo de paciencia mientras se copian los paquetes. Felicidades. Se siente raro que haya sido tan fácil, pero es cierto. El CD es violentamente expulsado, y el sistema se reinicia.

Primer contacto
Este primer arranque demora un poco más (fea reminiscencia de "Estamos terminando de configurar su hardware..."), para los que estemos acostumbrados al glorioso LILO, el arranque en modo gráfico puede caer pesado. Veremos una serie de opciones de arranque preestablecidas, como Modo Depuración, Modo Experto, etc. Es odioso tambien, no poder ver lo que pasa detrás de ese fondo, qué funciona y qué no.

Nos recibe KDE, y recién aquí especificaremos una contraseña, por si no lo habían notado. Todo bastante bien organizado, y a ver qué cosas buenas podemos encontrar.

Los aportes de Corel
Más allá de las facilidades en la instalación, fuimos en busca de algo más, y lo encontramos. Salta a la vista, un manejador de archivos, bastante prolijo, y mejor logrado que Kfm. Buscando un poco nos encontramos con el Centro de Control. Se trata de eso, y bien podríamos habernos quedado con el de KDE, pero bien vale la pena darle una oportunidad a este pequeño, bastante pretensioso. Al igual que CartMan, podemos disponer de un servicio de actualización sobre Internet, lo cual es cuando menos, interesante. Lo malo ha sido que todo va en inglés, y si bien no es una tarea complicada castellanizar KDE, en RedHat bien podemos evitarnosla, junto a la del entorno y los manuales. A propósito, no viene incluído WordPerfect, ni nada que se le parezca, al menos en la versión FTP. La versión comercial incluye WP, además de un manualcito. Todo por algo cercano a los U$S 22. El precio es más que razonable.

Conclusión
Para ser la versión 1.0, debemos disculpar ciertos detalles. Confiamos en que Corel se esfuerze más aún en la siguiente, aunque esta les ha quedado bastante bién. Esta distro es ideal para quienes en diez minutos, desean trabajar bajo Linux con lo mínimo necesario, o montar un servidor desnudo, y armarlo pieza por pieza a necesidad y placer, sobre una base sólida como Debian, pero ágil al instalarse. Si lo que falta es espacio en disco, y no basta con una distribucón de bolsillo, Corel Linux es una buena alternativa. Si le han hablado bien de Debian, pero le teme a las 1047 preguntas comprometedoras, puede que comienze a disfrutar del sabor Debian, con Corel Linux. 350 Mb sin desperdicio.